“Desembólsate”: aprendizajes en comunidad | Red Global de Aprendizajes

“Desembólsate”: aprendizajes en comunidad

“Desembólsate”: aprendizajes en comunidad

Las nuevas pedagogías requieren que los estudiantes creen nuevos conocimientos y los conecten con el mundo mediante el uso de potentes herramientas digitales”. Michael Fullan

 

“Desembólsate” nace a partir de una de las propuestas de los Deep Challenge que propone la Red Global de Aprendizajes. Uno de los desafíos este año, denominado “Antártida derretida” trataba específicamente la problemática del calentamiento global. La localidad de Sarandí grande logró involucrar a varios actores de su comunidad y fomentar entre ellos formas de trabajo colaborativo en torno a un dilema ambiental existente.

 

Desembólsate

El pasado 26 de agosto la Escuela 38 realizó el lanzamiento del proyecto “Desembolsate” ante la comunidad y autoridades. Fue ahí que pudimos palpar la importante labor desarrollada por dicho centro educativo,  los docentes y niños junto a la comunidad trabajan por una mejor ciudad.

El  proyecto genero una movida de concientización en la comunidad que rodea a la Escuela  sobre la necesidad de reducir el uso excesivo  de las bolsas de nylon luego de realizar los alumnos una investigación  sobre dicha problemática.

Los Desafíos Profundos aspiran a motivar a los alumnos para que sean agentes del cambio,  para que los mismos aprendan haciendo en base a problemáticas reales. Es así que el trabajo de los mismos se centra en el ciclo de investigación colaborativo, potenciando en este caso el trabajo colaborativo y comunicación.

Según la MAC (Maestra de Apoyo Ceibal) Evangelina Costa en relación a los desafíos: “Desafiarnos implica, salir de la rutina, modificar estructuras, permitirnos crecer desde lo profesional y personal. Incluir aprendizajes basados en desafíos promueve  la horizontalidad, el desarrollo de competencias, motivando a niños,  familias y docentes a trabajar unidos fortaleciendo vínculos…

 

El  desafío de trabajar con otros

Es un proyecto que  permitió al centro educativo poder trabajar junto a otros  centros educativos, junto a otros actores social del medio, por lo cual  el tejido de redes ha sido muy potente.

Evidenciamos en nuestro pasaje por la ciudad, múltiples afiches pegados en las vidrieras de los comercios y locales promoviendo el no uso de bolsas de nylon. Entregando a las personas bolsas de tela, realizadas con materiales reciclados por los niños.

En palabras de Evangelina: “Los Desafíos profundos permiten brindar a las familias   la oportunidad  de sentirse útiles, necesarios sabiendo que su aporte vale convirtiendo al centro educativo un lugar de  trabajo, un espacio donde compartir , con su hijo,  generar vínculos con docentes desde la horizontalidad  permitiendo desdibujar límites  haciendo de la escuela un espacio abierto de enseñanza aprendizaje“.

Por  David Luzardo

Mentor Red Global de Aprendizajes