Escuela Agraria de Guichón: el entramado del cambio

Escuela Agraria de Guichón: el entramado del cambio

“… el fin de la Escuela debe ser el de formar el criterio de los que se amparan a sus enseñanzas dando luz a su espíritu más bien que una manualidad, por hábil que sea.”

Pedro Figari

En distintas instituciones a lo largo del país se están llevando a cabo diferentes acciones que permiten la implementación de las nuevas pedagogías. Tal es el caso de la Escuela Agraria de Guichón en el departamento de Paysandú, que se ha abocado, a través de pequeños pero firmes pasos, a la implementación de un cambio que implique no sólo transformar las estructuras sino las formas de aprender.

La preparación del cambio

Se conjugan en este centro educativo un equipo de dirección que promueve nuevas estructuras y un grupo de referentes de centro que consolidan aspectos que implican nuevos liderazgos. Es así que han tomado proyectos propios de implementación en UTU como lo es el CEF (Cuaderno de Exploración Familiar) y buscan tomar más que los contenidos a trabajar, la metodología; dotando a los estudiantes de habilidades que permiten su uso en contextos no necesariamente de aula.

A través de estas propuestas han logrado que los alumnos investiguen temáticas que involucran no sólo sus intereses sino que atienden a verdaderas problemáticas de la vida extraescolar e implican el desarrollo de competencias más que de contenidos en forma particular.

Si bien dotar a los proyectos de cada grupo de estudiantes de contenidos propios para solucionar el problema forma parte del proceso de aprendizaje, subyace siempre la idea de la formación.

Promoviendo el aprendizaje profundo

Implementar un proyecto de este tipo involucra el compromiso de varios actores y alinear distintas características como lo son por ejemplo las nuevas alianzas, los ambientes de aprendizaje y el apalancamiento digital en pro de la construcción de actividades de aprendizaje profundo.

A lo largo del año, en este centro educativo han llevado a cabo una proyecto denominado “Cuéntame tu historia” en el que los alumnos buscan la resolución de problemas como lo son el cuidado de los recursos hídricos. Es así que han investigado, diseñado propuestas,  puesto en práctica acciones y sacado conclusiones buscando sus propios objetivos. Han logrando transformar en un ambiente propicio para el aprendizaje no sólo el salón de clases, sino su propio hogar, los entornos de la institución e incluso un pequeño recurso hídrico.

Todo esto ha llevado al diseño de nuevas alianzas, en primer lugar entre los propios estudiantes al conformar sus equipos de trabajo, a su vez con los docentes que implica que la construcción de los currículos en base a las necesidades de cada situación en particular, con las familias en cuanto al sostén y apoyo incondicional a la labor del centro e incluso al recurrir a expertos que aportan aspectos más formales del conocimiento.

Para finalizar, es bueno puntualizar que estos proyectos involucran el uso de la tecnología con un sentido específico, más allá de tener un fin en sí misma, cumpliendo un rol verdadero de apalancamiento digital. Concretamente este proyecto implicó la incorporación de sensores y de aplicaciones para el análisis de ph e incluso de la presencia de organismos en el agua pero incorporados de forma natural y en la medida de la necesidad de las temáticas tratadas y/o de los alumnos.

“La docencia es una profesión emocionalmente apasionante, profundamente ética e intelectualmente exigente, cuya complejidad solamente es vivida por quienes solemos poner el cuerpo y el alma en el aula.”

Michael Fullan y Andy Hargreaves

Por  Nelson Carbonell

Mentor Red Global de Aprendizajes